fbpx
Cuéntame más
Tendencias

Esta mujer casi se queda ciega por algo que siempre hacen las mujeres en la noche

Aunque a algunas se nos olvide, o nos dé flojera, muchas veces hemos errado y nos hemos ido a dormir sin removernos por completo el maquillaje. Es por eso que Theresa Lynch decidió compartir una historia que hará reflexionar a todas las féminas.

La mujer casi quedó ciega luego de que pasara 25 años sin quitarse la máscara de pestañas, formándose una serie de bultos negros sólidos -llamados concreciones- que se incrustaron bajo sus párpados.

Ella descubrió esta realidad después de acudir un médico, por a una severa irritación ocular, que incluyó secreciones y una sensación muy incómoda en sus ojos que ningún medicamento de venta libre. 

Cuando la doctora Dana Robaei, le mostró lo que estaba ocurriendo, Theresa no lo podía creer. Los bultos no sólo eran duros y de desagradable aspecto, sino que además estaban poniendo en riesgo su visión, comentó el diario británico Daily Mail. 

“Había caído en el mal hábito de usar mucho maquillaje y no limpiarlo. Nunca debí haber dejado que llegara tan lejos”, reconoció.

Para quitar las protuberancias, debió someterse a una cirugía ambulatoria que se extendió por unos 90 minutos.

“Los bultos estaban incrustados tan profundamente que las partículas se acumulaban una encima de la otra. Fue tan incómodo. Mis párpados estaban hinchados y pesados ​​porque dejé pasar esto por mucho tiempo”.

Robaei y Lynch decidieron hacer público el caso exhibiendo las explícitas fotografías, con el objetivo de advertir el peligro de no retirar el maquillaje durante la noche.

En el reporte, publicado por el journal American Academy of Opthamology, se indica que los bultos eran “concreciones subconjuntivitales” pigmentadas de forma oscura que estaban relacionadas con una forma de conjuntivitis.

“Cada vez que Theresa parpadeaba, estos bultos se frotaban en la superficie del ojo y suponían un riesgo para su visión”, explicó, agregando que comenzaron a rasgarle el globo ocular paulatinamente.

“Si el rasguño en la superficie del ojo se infecta, existe el riesgo de que esto sea potencialmente cegador”, indicó, agregando que “fue incapacitante” y que la mujer quedó con “cicatrices permanentes en su párpado y en la superficie de su córnea”, reafirmando que el primer síntoma es sentir como si tuvieras arena en el ojo junto con la irritación permanente.

“No muchas mujeres se quitan la máscara de pestañas en serio. Debes ser meticulosa”, confesó. “Este fue un caso increíble, nunca había visto algo así. Pero este es un riesgo que muchas personas no conocen”, recalcó la profesional.

Temas relacionados